7 cosas que mis hijos me han enseñado sobre la felicidad - Mujer Cuerpo y Mente
manos uñas cuidado salud
5 maneras de tener unas manos naturalmente bonitas y sanas
16 julio, 2016
esencias flores aliviar regla
Cómo las esencias de flores pueden calmar el dolor menstrual
17 julio, 2016

7 cosas que mis hijos me han enseñado sobre la felicidad

niños alegría felicidad adultos

Niños y alegría

Si bien intentamos educar a nuestros hijos de la mejor manera posible y enseñarles unos valores para ser felices en la vida, lo que ellos nos pueden enseñar es igual de importante y nos puede aportar muchísimo.

1. La alegría está en el momento.

Los niños encuentran la alegría en cualquier momento. No miran hacia el futuro, no se preocupan por el pasado como lo suelen hacer los adultos. Que estén jugando, comiendo o dibujando, se centran en ello y eso es el mejor ejemplo de concienciación.

2. No necesitas intentar ser feliz.

Los niños tienen una única conciencia de sus sentimientos y no suelen sentir inseguridad o vergüenza cuando se expresan. No intentan inventar sentimientos que no existen. En cambio, los adultos sí lo hacen e intentan parecen felices o lo que sea cuando piensan que deben hacerlo. Por eso, los niños se recuperan mucho más fácilmente que los adultos del estrés diario y de todos los retos.

3. Perdonar no es tan difícil.

Los niños perdonan rápida y fácilmente. Sí se pueden enfadar y mostrar que no están contentos con alguien o con alguna situación, pero una vez lo han dicho, siguen adelante y no guardan rencor como sí lo suelen hacer los adultos. El rencor te priva de alegría.

4. Se vive mejor cuando encuentras tu corriente.

Los niños se centran tanto en sus actividades, sean cuales sean, que a veces ni se enteran de lo que pasa en su alrededor. No se preocupan por lo que viene después, sólo disfrutan plenamente del momento presente y siguen su corriente. Aunque tengamos que actuar como “adultos” en algunas situaciones, es importante poder disfrutar también como niños.

5. Los abrazos lo curan todo.

Cuando se pelean entre ellos, se hacen pupas, o se les cae el helado, para los niños todo mejora con un abrazo. Los abrazos tienen el poder de tranquilizar y transmitir amor, por lo tanto, los adultos deberíamos aprender de ellos y acostumbrarnos a abrazar más a menudo a nuestros seres queridos.

6. La empatía es siempre bienvenida.

Los niños nacen empáticos, aunque luego, la sociedad en la que vivimos nos lleva a olvidarnos de la empatía para ser más egoístas y centrados en nosotros mismos. La empatía es en realidad nuestra capacidad para reconocer e interpretar las necesidades y deseos de los demás. Por lo tanto, deberíamos aprender de los niños y ser más empáticos y generosos.

7. La vida es un milagro.

Para los niños, la vida es emocionante, la mínima cosa se convierte en algo mágico, y experimentan la vida como exploradores. Si los adultos lo vieran todo con ojos de niños, la vida sería más agradable, más bonita y con menos locura y preocupaciones. Abramos nuestros ojos y corazones, y aprendamos a ver lo bonito de la vida.

Los niños son inocentes, naturales y felices. Aprendamos de ellos y la vida será mucho más bonita 🙂

(Leído 183 veces, 1 veces hoy)
Spread the love!
JuliaAlvarez
JuliaAlvarez
Editora de mujercuerpoymente. También colaboro en diversas revistas de bienestar y vida sana, gastronomía y viajes.

Comments are closed.